Sillon dental pediatrico

Odontología y niños Leave a comment

Odontología y niños

Los hábitos relacionados con la salud bucal no es algo que deba dejarse para después. Deben ser creados desde temprana edad así como cualquier otro hábito que los padres van reforzando día a día.

Es común pensar que las visitas al odontólogo y el cuidado de los dientes, no son necesarios hasta que hayan salido todos o suele restársele importancia hasta que son permanentes.

Estas ideas, aunque puede ser un tanto frecuentes, están equivocadas.

Creando hábitos

Sabemos que los primeros dientes de nuestros pequeños eventualmente van a caerse pero no por eso hemos de descuidar su cuidado. Por el contrario, los niños desde muy pequeños deben ir aprendiendo sobre su salud bucal.

Cepillado dos veces al día: Se puede empezar acostumbrando a los pequeños a cepillarse los dientes dos veces al día: después del desayuno y antes de acostarse. Es importante supervisar el cepillado sobre todo en los menores de 4 años.

Se recomienda el uso de cepillos de cerdas suaves ya que los de cerdas duras pueden lastimar las encías. Deben cambiarse cada tres o seis meses.

Los cremas dentales con flúor son de mucha ayuda en el control de aparición de caries.

Control de los alimentos: Aunque a los niños les encanta el dulce, se hace necesario evitar que lo consuman en exceso. Además de los efectos negativos que tienen en su alimentación y en la salud en general, muchos aumentan la posibilidad de la generación de caries y se quedan pegados en la superficie de los dientes por muchas horas.

Tiempo de cepillado: Los pequeños deben ir aprendiendo la manera correcta de cepillarse los dientes. Para que sea efectivo debe hacerse durante dos o tres minutos. Quizás para ellos sea una eternidad, seguramente no todas las veces lo harán, pero lo importante es ir creando el hábito.

Visitas al odontólogo

La primera visita al odontólogo debe planificarse alrededor del primer año. Puede que parezca que es muy pronto, pero no es así.

Esa primera visita permite la detección temprana de cualquier tipo de problema que siendo atacado a tiempo evita complicaciones posteriores y largos tratamientos.

Además el pequeño va familiarizándose con el dentista y le resultará algo natural en lugar de sentir miedo al asistir a la consulta.

Es importante elegir un odontólogo pediátrico ya que cuenta con los conocimientos necesarios para el trato con los pequeños que no es el mismo que el que se le da a un adulto.

En esta primera consulta el dentista revisará las encías y dientes del niño, así como también hará una evaluación para determinar si existen problemas en la mordida.

Hay que tener mucho cuidado en no influenciar negativamente a los niños respecto a las visitas al odontólogo. Muchos padres no se sienten muy a gusto cuando van al dentista y sin darse cuenta transmiten esa angustia a los pequeños.

A través de la prevención los niños pueden conseguir una excelente salud bucal, mantener sus dientes blancos, sanos y sin caries evitando pasar por tratamientos invasivos que pueden resultan desagradables y disfrutar de una hermosa sonrisa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Powered by